facebook

twitter

flickr

YouTube

Ivoox

email

 

Viernes, 17 Agosto 2018 21:36

Concluye el Proceso de Apoyo Psicosocial en el Suroeste Antioqueño, pero no el trabajo por las víctimas

Por: Conciudadanía Comunica 

 

Culminar una etapa o un proceso nunca es fácil, o al menos no lo es cuando se suscitan afectos que con el pasar del tiempo se convierten en vínculos de hermandad, a partir de los cuales aflora la esperanza de un nuevo comienzo; tampoco lo es, cuando se impele el aprendizaje y se contribuye a sanar heridas profundas dejadas por la guerra. El pasado 9 de agosto en el municipio de La Pintada, en un sentido evento subregional concluyó el proceso de “Apoyo Psicosocial con Víctimas del Conflicto Armado en el Suroeste Antioqueño”, desarrollado durante 14 meses, con mujeres víctimas de (6) seis municipios de la subregión: Andes, Betania, Caramanta, Concordia, Fredonia y Támesis.

 

1


Este proceso contribuyó a la sanación emocional de 28 mujeres víctimas del conflicto armado, que en el pasado vivieron de forma directa o indirecta las consecuencias de la guerra, que diferentes actores armados desarrollaron por décadas en el Suroeste antioqueño.


Este grupo de mujeres participaron en un proceso de formación mensual, llamado “PASOS”, el cual las habilitó para ser y desempeñarse como Promotoras de Vida y Salud Mental (PROVISAME), a través del cual elaboraron su propio duelo, para luego acompañar a otras mujeres y hombres también víctimas de sus comunidades en sus procesos de restauración emocional y social. El espacio que desarrollan las PROVISAME a nivel local se llama “ABRAZOS”, en el cual las promotoras de forma solidaria acompañan a sus comunidades a sanar las propias heridas dejadas por la guerra, contribuyendo a reconstruir el tejido social y a la vinculación de estas personas a la vida comunitaria y a sus organizaciones de origen, muchas de estas, abandonadas a causa de las amenazas y temores enfrentados en épocas del conflicto armado.

 

2

 

Este tipo de acompañamiento permite que las víctimas se reconcilien con ellas mismas y reconozcan el potencial que tienen como líderes y lideresas, que se empoderan y gestionan sus derechos. A partir del cierre de este proyecto, se espera que las Promotoras de Vida y Salud Mental sigan comprometidas con su labor y además que ganen la voluntad política de las administraciones municipales para que a partir de la destinación de recursos locales se continúe el acompañamiento en otros municipios o veredas del Suroeste.

 

El conflicto armado en el Suroeste Antioqueño es espejo de una realidad nacional, que ocasionó demasiado dolor, desasosiego y traumas profundos que ninguno de sus habitantes deseó vivir jamás. Las víctimas dejadas por la guerra en esta subregión, no son fáciles de contar y requieren atención psicosocial prioritaria para el tratamiento de los problemas provocados por causa de la vulneración de sus derechos.

 

4


Según Jhoana Noreña, Promotora de Vida y Salud Mental del municipio de Caramanta el cambio en su vida ha sido muy bueno, porque ha aprendido a recordar sin dolor “ya recuerdo el hecho victimizante sin tanto dolor como antes, en mi aspecto personal me ha ayudado a ser más suelta, más liberada”.


Conciudadanía, que trabaja bajo el eslogan: “Para que los Derechos Sean Hechos”, considera que la población víctima requiere de apoyo e intervención para mejorar su salud emocional y superar las secuelas que dejó la inclemente violencia. Es por ello que se hace un llamado para que desde las administraciones locales ejecuten y/o respalden programas de atención psicosocial a víctimas, pues este tipo de procesos contribuye a dignificar y renovar las vidas de quienes a partir de los estragos producidos por el conflicto se marginaron de la vida social y comunitaria.

 

Un aspecto para destacar, fue la presencia institucional que acompañó el evento y que resaltaron la importancia del proceso de acompañamiento a las víctimas desarrollado por Conciudadanía. Varios fueron los funcionarios de diferentes municipios e instituciones, que acompañaron este evento subregional, entre ellos: María Ligia Arboleda, Delegada de la Secretaria de Gobierno Departamental; César Augusto Zapata Pérez, alcalde de Pintada; Ronald Alejandro Sánchez; Alcalde de Betania; Juan David Restrepo, secretario de gobierno de Concordia; María Elcy Ospina, Secretaria de Desarrollo Social del Municipio de Támesis; Ever Abello, concejal del municipio de Caramanta.

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.