facebook

twitter

flickr

YouTube

Ivoox

email

 

Jueves, 23 Mayo 2019 16:51

Resistirse al olvido

Redacción: Institución Universitaria Colegio Mayor de Antioquia y Conciudadanía 

  

Durante el evento “En Diálogo: experiencias investigativas en curso”, que se llevó a cabo el pasado 15 de mayo del 2019 en la ciudadela de la Institución Universitaria Colegio Mayor de Antioquia, la mesa de trabajo “Memorias para la paz” fue contundente en promover el mensaje: “Resistirse al olvido”.

 

En alianza entre la Corporación Conciudadania y la mesa, se buscó generar un escenario de discusión y reflexión alrededor de los desafíos de las memorias para la construcción de paz en el país, con un enfoque regional.

 

En principio, se dispuso de un stand donde se presentaron los proyectos “Cátedra virtual de Paz- PAZRED: Tejidos colectivos derivados de la memoria en el Occidente de Antioquia” -financiado por Colciencias-, y el libro “Sonsón Memoria Viva: una mirada al conflicto armado en Sonsón y las acciones de resistencia civil”, construido por las víctimas sobrevivientes del municipio con el acompañamiento de Conciudadanía, donde se exalta que “la paz no solo es solo un sueño, no podemos perder la esperanza”.

 

IMG 2292

  

Ambas experiencias coinciden en el interés de posibilitar una nueva “mirada de conciencia”, como lo llamó uno de los estudiantes de gastronomía asistente al evento planeado por el Grupo de Estudios en Desarrollo Local y Gestión Territorial de la Facultad de Ciencias Sociales, quizás aludiendo a situarse en la historia desde posiciones reflexivas del país y el compromiso en su construcción.

 

El stand fue ambientado con la memoria pintada resultante de la estrategia metodológica empleada por Conciudadanía para reconstruir las memorias colectivas en los territorios. Tanto Estefanía Madrid, asesora de la Corporación Conciudadanía en la línea de Paz y Reconciliación, como Gloria Serna, presidenta de la Mesa Municipal de Víctimas del Municipio de Sonsón, fueron las encargadas de presentar a la comunidad estudiantil el proceso de elaboración de la investigación y hacer entrega del material a quienes se permitieron participar del diálogo.

 

En un segundo momento, cerca de 45 personas entre estudiantes de las 4 facultades de la Institución vinculados al curso electivo de la Cátedra de Paz presencial de este semestre, egresados (as) y docentes de la Institución, así como el equipo de PazRed y Conciudadanía, recrearon las formas de construir paz y narrar las memorias en Antioquia, especialmente en las subregiones de Oriente (Sonsón) y Occidente (Frontino y Dabeiba).

 

Sonsón2

 

Gloria Serna, quien además hace parte del colectivo de Tejedoras por la Memoria de Sonsón y Aproviaci, compartió con el grupo su historia de vida en ese Oriente antioqueño marcado por la guerra, pero también por la acción social y política de las comunidades que insisten en la necesidad de romper los silencios y convocar la palabra viva para organizarse y evitar que se repitan las violencias. “La paz no la traen de la Habana, no la tiene el Gobierno ni las Farc, la paz verdadera se construye desde los territorios, la cotidianidad y la vida misma”, expresó.

 

Por su parte, Mateo Mazo, estudiante de Planeación del Desarrollo Social y del equipo PazRed, expresó su alegría por ser el Día Internacional de la Objeción de Conciencia, al ser una oportunidad para el encuentro, la recuperación de nuestras raíces, la pertenencia a nuestros territorios y “resistirnos a la guerra, que no nos pertenecey que no tenemos por qué heredar; una guerra impuesta que nos persigue como jóvenes”.

  

Luisa Fernanda Lopera de PazRed hizo énfasis en la importancia de las memorias colectivas para Colombia, pues reconstruyen identidad, reivindican derechos, fortalece la organización social al recuperar confianzas, romper silencios, atenuar dolores, sanar y reconocer responsabilidades para generar condiciones de no repetición. Posibilitando a las comunidades el reconocerse como seres humanos con un pasado común, un presente desafiante y un futuro mejor.

 

IMG 2302

 

Así mismo, Yuly Sánchez, coordinadora del equipo en Frontino, expresó que el desconocimiento de realidades en el territorio es un reto para perfilar horizontes conjuntos que se construyan desde la escucha activa, las experiencias propias, el cuidado del otro y de sí mismo (a), en contextos donde persisten las violencias.

 

Sin duda, divulgar la memoria colectiva de las comunidades en los espacios académicos, posibilita la reconstrucción del tejido que rompió la guerra en la medida que las nuevas generaciones entiendan lo que pasó mediante la voz de las víctimas. Este ejercicio sensibiliza, crea sinergias entre una generación que tiene todas las herramientas para construir, y otra, que construyó en medio de la disputa armada, gracias a cuya resistencia hoy reconstruyen y cuentan su memoria: una memoria que reivindica la vida, la sobrevivencia y la esperanza.

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.