facebook

twitter

Instagram

flickr

YouTube

Ivoox

email

 

Para algunas personas y sectores de la sociedad, la pandemia y su consecuente confinamiento ha significado oportunidades; pero para otras ha significado pobreza e impotencia. De manera positiva se rescata de ella, el volver a nuestro centro, al hogar, a la familia; estábamos por fuera todo el tiempo, interactuando con muchas personas cada día, preocupados/as por los resultados de nuestro trabajo, las relaciones, las discusiones políticas, los indicadores socioeconómicos. Entonces, la virtualidad se convirtió en la tabla de salvación para mantenernos conectados con el afuera, mientras el trabajo se nos metía a la casa, pues ésta se convirtió en nuestra oficina. Circunstancias que a simple vista derivan en condiciones favorables para muchas personas, pero que, observadas en detalle, no han sido favorables para todos/as, especialmente no para las mujeres.

Publicado en Noticias